2 COSAS QUE EVITAN QUE DISFRUTES DEL SEXO

¡Hola!

Mañana es San Valentín, el día de los enamorados, pero también el 14 de febrero es el día Europeo de la Salud Sexual ( y es Carnaval y estrenan 50 Sombras de Grey…no te digo nada y te lo digo todo). Por eso, aquí va el artículo de hoy.

Dejando a un lado factores como los problemas en una relación de pareja, la ansiedad que puede sufrirse por miedo a “no dar la talla” (sobre todo en hombres y mujeres a partir de los 50), las creencias y experiencias pasadas con respecto a la sexualidad y problemas físicos, hay 2 factores más que están relacionados con llevar una buena salud sexual.

“El cerebro es el órgano sexual más importante”

Es una frase que todos hemos escuchado alguna vez y que realmente es una verdad como un templo. Que los órganos sexuales funcionen bien, que existan unos adecuados niveles de hormonas sexuales, y la habilidad para excitarse sexualmente por sí solos no garantizan un buen sexo. Otros factores relacionados con lo que tenemos en la cabeza pueden obstaculizarnos el pasar un buen rato.

1. Imagen corporal y autoestima

Hay muchas cosas que pueden hacer que una persona se sienta menos atractiva. La gravedad no es precisamente amable con nuestro cuerpo a medida que envejecemos. Haber dado a luz, una mala alimentación, aumento de peso, fumar, o perder pelo, son solamente algunos ejemplos que pueden llevar a que una persona se sienta poco o nada deseable. Esta falta de autoestima y el desprecio por la imagen corporal puede inhibir a una persona a iniciar o responder ante insinuaciones sexuales, así como ante situaciones que impliquen una cercanía física.

2. Estrés y estilo de vida

El estrés y la fatiga pueden minar rápidamente tu deseo sexual . El estrés puede venir desde cualquier dirección – niños complicados, preocupaciones económicas y laborales, padres mayores con problemas de salud, sensación de no vivir la vida que quieres, un problema de salud crónico, un exceso de trabajo-…El que día a día vivamos sin tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, con una sobrecarga de cosas que hacer, pueden impedirte a ti y a tu pareja (en el caso de tenerla) de nutrir tu relación en el plano sexual y en los demás.

Para combatir estos dos factores, otros dos factores: hacer ejercicio físico cada día y alimentarnos de forma saludable, acorde con nuestras características y situación. Esto va a conllevar un cambio de hábitos negativos por unos positivos que nos va a recompensar a largo plazo con un cuerpo saludable.

Pero es indispensable que empecemos a entender la importancia de invertir en nosotros mismos, dejándonos tiempo para cuidarnos y haciendo pequeñas acciones cada día para comprometernos en lograr salud y bienestar. Para tener un mejor sexo…y para ser más felices.

Para problemas de mayor magnitud te recomiendo acudir a los profesionales del Instituto de Medicina Sexual.

 

Como siempre, te agradezco muchísimo que lo compartas entre tus conocidos. Que lo pases bien 😉

 

Con cariño,

 

Beatriz

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Esta entrada tiene 2 Comentarios

  1. anabel

    ¡Qué razón tienes Beatriz! Hay que invertir en nosotros, en nuestra salud y no sólo de cara a la ausencia de enfermedad, si no en mejorar nuestras calidad de vida. ¡Es un gran fin de semana para dedicar tiempo a potenciar lo que comentas! ¡En nuestra mano está!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *