¿CÓMO PUEDO MEJORAR MI CALIDAD DE VIDA?

A medida que voy conociendo mejor el cuerpo humano y al ser humano en general me doy cuenta de que sea cual sea nuestro punto de partida toda situación puede mejorar.

Hace algunos años, se definía la salud por parte de la OMS como “ausencia de enfermedad” sin embargo, este concepto ha evolucionado y se habla de salud como un “estado completo de bienestar físico, mental y social” de tal forma que se tiene en cuenta que la salud está formada por varios factores y que es un concepto dinámico, subjetivo y dependiente de nuestros hábitos.

A partir de aquí, podemos decir que no solamente somos lo que comemos, sino lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos (si dices algo muchas veces al final te lo acabarás creyendo, para bien o para mal). Una de mis frases preferidas “todo cuenta”, pequeños cambios en tu vida pueden hacer mucho por tu bienestar presente y futuro y esto incluye por ejemplo: subir por las escaleras en lugar de en ascensor, cambiar el bollo de las 12 de la mañana por una manzana, pasear siempre que se tenga ocasión (aunque sean 10 minutos), tomarse unos minutos antes de dormir para hacer una pequeña meditación o simplemente respirar…Cuando uno entiende que a nivel de salud lo genético no lo es todo y que el ambiente en que te desarrolles hace que se exprese o no lo genético empiezas a darte cuenta de tu papel activo en la mejora de tu calidad de vida.

Aquí os dejo dos enlaces relacionados con la epigenética para que veáis la importancia de llevar un estilo de vida saludable.

Os dejo unos consejos para comenzar a realizar pequeños pasos en la mejora de tu salud:

– El mejor momento para empezar a hacer cambios que te ayuden es ahora. Y entender que los resultados de forma duradera es un proceso de pequeños logros. No esperes cambiar una situación de años en unos pocos días. Se tardan 21 días en crear un hábito y no menos de 3 meses en notar un cambio sustancial en nuestro cuerpo.

– Cuida tus pensamientos, porque éstos te llevarán a tus palabras, tus palabras a tus acciones y tus acciones a tus hábitos.

– Busca a profesionales que puedan facilitarte y orientarte en tu proceso de mejora sin olvidar que eres el principal artífice de tu bienestar y que nadie va a hacer nada por ti que tú no hagas.

– Cuida tu combustible. La energía la tomas de los alimentos, ¿cómo y qué clase de alimentos predominan en tu dieta? A modo general, haz 5 comidas diarias, aumenta el consumo de verduras y frutas (sobre todo crudas), disminuye la ingesta de carne, lácteos y dulces.

Estamos hechos para movernos. Esta es nuestra naturaleza. ¿Qué pasa cuando vamos en contra de nuestra propia esencia? enfermedades metabólicas, disfunciones musculares y articulares, falta de energía…Si hacemos un ejercicio de sinceridad encontraremos que los “no tengo tiempo” podrían sustituirse por “tengo otras prioridades”. Si no somos capaces de dejar 30 minutos diarios para hacer algo activo, mal vamos.

Cuéntame, ¿has hecho algún cambio últimamente que ha mejorado tu calidad de vida? ¿En qué lo has notado?

Si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales (los botones están arriba a la izquierda de la foto). Te estaré muy agradecida.

Beatriz

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *