Esta es una pregunta que creo que todos nos hemos hecho alguna vez, por lo menos, en el estudio es una de las que más se repiten. Pero, ¿qué es la postura? Podemos definirla como la forma en la que tu cuerpo se posiciona cuando estás sentado o de pie. Puedes valorar tu postura viendo cómo unas partes están colocadas con respecto a otras y cómo se posicionan con respecto del suelo, por ejemplo.

Seguramente has oído o visto en internet, en revistas, o asistiendo a clases de ejercicio físico consejos sobre cómo mejorar la postura. Sin embargo, es un término que nos da un resultado, es una consecuencia de otras cosas, por tanto, para mejorar la postura, nos tenemos que centrar en algunas cuestiones.

Valoración: En la que se detecta qué zonas y cadenas miofasciales son las que están más afectadas.

Alineación: posición adecuada o ajuste de diferentes partes en relación con otras. Es una de las intervenciones principales a realizar. Si nuestras articulaciones están correctamente alineadas, gozaremos de una mejor postura.

Ejercicio físico: Por una lado, se puede comenzar de forma personalizada a nivel analítico activando la musculatura que está más inhibida y posteriormente se van integrando ejercicios globales, movilizando todo el cuerpo para que se estimulen fascias y músculos. Para esto último, son útiles ejercicios de yoga y estiramientos activos de diferentes cadenas musculares. También se debe caminar mínimo 30 minutos/día.

– Tener en cuenta la ergonomía en el puesto de trabajo: Correcta posición de la silla, de la pantalla del ordenador, cómo levantar cargas de manera adecuada…

– Dormir en un colchón adecuado y con una almohada que no sea demasiado alta: Es útil observar si al levantarse se sienten dolores para valorar cambiar el colchón o la almohada. Pasamos muchas horas en la cama a lo largo de nuestra vida y es importante que podamos descansar correctamente.

No mantener una misma posición mucho tiempo: Un ejemplo claro de ello es el mantenerse sentado en el trabajo durante varias horas. Es recomendable levantarse cada hora y caminar 5 minutos y/o hacer algún estiramiento analítico en las zonas que se sientan sobrecargadas y un pequeño refuerzo en las zonas debilitadas (normalmente de columna).

Alimentación: Hay alimentos pro-inflamatorios y que crean acidosis en los tejidos corporales. Esto influye en el funcionamiento de músculos, en un aumento de la descalcificación ósea, en la aparición o aumento del dolor articular y/o en la degeneración del tejido conectivo, por ejemplo. Es por ello, que una mala alimentación puede empeorar nuestra postura.

Gestión emocional: La postura tiene un gran componente inconsciente y es reflejo de cómo nos sentimos por dentro.

No forzar una posición: Por muy “correcta” que parezca, intentar forzar constantemente una posición concreta no solamente no va ayudar, sino que puede agravar los desequilibrios musculares por compensación de otras zonas. Es necesario trabajar sobre todos los diferentes aspectos de la postura poco a poco y suavemente para que esta cambie de forma consistente y se integre en la persona de forma natural.

Una forma para tomar conciencia corporal e ir con una postura más erguida (la mayoría de nosotros vamos “buscando monedas”) sería, mantener una posición creciendo ligeramente desde la coronilla sin subir la barbilla (como en la foto) durante 8 s, relajar y volver a crecer. Hacerlo varias veces al día, cuando te acuerdes. Notarás cómo se activa tu zona del tronco y tu musculatura extensora de columna en la zona dorsal.

Alineación para mejorar la postura

Alineación para mejorar la postura

Por último, decir que una postura incorrecta se puede corregir pero siempre es mejor prevenir influyendo en estos diferentes factores.

Cuéntanos, ¿haces algo para mejorar tu postura? ¿notas si ha cambiado con el tiempo?

 Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes sociales y entre tus conocidos. Te estaremos muy agradecidas.

 ¡Hasta pronto!

 

Virginia y Beatriz

 

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *