CÓMO TENER MÁS FLEXIBILIDAD

¡Hola!

Tener más flexibilidad se encuentra entre los objetivos de la mayoría de los clientes que pasan por nuestras manos. Así que, en el artículo de esta semana hablaremos sobre los beneficios de esta cualidad física, así como los factores que afectan a su desarrollo.

¿Qué es la flexibilidad?

Podemos definirla como la capacidad de una articulación para moverse con total libertad a lo largo de todo el rango de movimiento articular.

Ésta juega un papel muy importante dentro del entrenamiento ya que:

–       Mejora la ejecución de movimientos. El entrenamiento de la flexibilidad nos ayuda a eliminar movimientos anormales e ineficaces y nos ayuda a movernos con mayor facilidad.

–       Disminuye la posibilidad de sufrir una lesión. Disponer de un rango de movimiento articular adecuado es protector ante lesiones. No obstante, es importante tener una buena combinación de fuerza y flexibilidad para tener estabilidad articular y controlar los movimientos en los rangos de mayor amplitud.

Factores que afectan

La flexibilidad está influida por una serie de factores que no se ven afectados por el entrenamiento ya que no podemos modificarlos. Entre estos factores encontramos:

–       Estructura articular. Uno de los principales factores que limitan el rango de movimiento, además, la estructura articular varia de unas personas a otras y cada articulación tiene un rango de movimiento específico.

–       Tejido conectivo y muscular. La mayor parte de las diferencias en el rango de movimiento articular entre las personas se debe a las propiedades elásticas del músculo y de los tendones insertados en las articulaciones.

–       Edad. La flexibilidad disminuye con la edad debido a la pérdida gradual de la elasticidad muscular.

–       Sexo. Las mujeres suelen ser más flexibles que los hombres por las variaciones anatómicas de las estructuras articulares y por las diferencias hormonales que presentan. La mayor producción de estrógenos en las mujeres causa una disminución de la viscosidad de los tejidos.

Sin embargo, hay otros factores en los cuales el entrenamiento puede influir positivamente, puesto que sí que podemos modificarlos:

–       Temperatura. El rango de movimiento articular se ve afectado positivamente por el aumento de la temperatura corporal central (de ahí, la importancia de hacer un calentamiento antes de realizar una sesión de flexibilidad) y por la temperatura externa.

–       Nivel de actividad. Según la bibliografía científica, las personas físicamente activas tienden a ser más flexibles que las inactivas, debido a que en estas últimas el tejido conectivo tiende a volverse menos flexible al exponerse a rangos de movimiento limitados.

–       Participación en programas de entrenamiento de fuerza. Los ejercicios con cargas ejecutados con control a lo largo de todo el rango de movimiento articular hará que aumente la flexibilidad.

Hay factores que afectan a la flexibilidad que podemos modificar y otros no Click Para Twittear

 

Mejorar flexibilidad

Figura 1. Factores que afectan a la flexibilidad

Como siempre, te agradecemos mucho que compartas esta información entre tus conocidos.

¡Hasta pronto!

Equipo Activa Mente

1. Hedrick A. Ejercicios de flexibilidad, con el peso corporal y con balón de estabilidad. En Coburn JW, Malek MH editores. Manual NSCA: Fundamentos del Entrenamiento Personal. 2ª ed. España: Paidotribo; 2014. p. 251-283.

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *