CORRER EN AYUNAS PARA PERDER GRASA

Ya sea por un interés estético, relacionado con la autoestima, condicionado por el rendimiento, o bien, debido a un interés más unido a la salud, como ocurre en los casos de obesidad, controlar la diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras muchas, a todos nos interesa saber qué estrategias o medidas deberíamos adoptar para reducir nuestra grasa corporal, o siendo más correctos, para conseguir unos niveles adecuados de grasa corporal, ya que ésta es necesaria para el correcto funcionamiento y desarrollo de nuestro organismo.

Una de las grandes creencias que existen actualmente, es que “realizar ejercicio físico antes de desayunar por la mañana, es decir, en ayunas, mejora la pérdida de grasa corporal”. Estoy seguro que has hecho esto alguna vez, o al menos lo has oído. Pues bien, a día de hoy se sabe que es más bien un mito que realidad y a continuación te explicaremos por qué.

¿Correr en ayunas para perder grasa?

El mito de “correr en ayunas es mejor para perder grasa” nace de que en el deporte de rendimiento se utiliza como estrategia para mejorar la eficiencia aeróbica de los deportistas, lo que se traduce en una mayor capacidad para utilizar grasas como substrato energético a intensidades más elevadas, lo cual es bastante interesante en deportistas de resistencia. Sin embargo, esa mayor utilización de grasas no se traduce en una mayor pérdida de las mismas a medio y/o largo plazo, y eso es lo que os voy a intentar explicar a través de la ciencia.

Gasto calórico y cociente respiratorio

En el primer artículo al que voy a hacer referencia (1), se pretendió descubrir qué variables predecían que algunas personas perdieran más grasas que otras después de 7 semanas de entrenamiento. Llegaron a la conclusión, que la cantidad de calorías quemadas durante el ejercicio y el cociente respiratorio en reposo eran los mejores predictores de la pérdida de grasa corporal, con lo cual, un mayor gasto calórico durante el ejercicio y un menor cociente respiratorio en reposo ayudaban a una mayor pérdida de grasa corporal.

Ejercicio en ayunas y ejercicio tras desayunar

Conociendo esto, en el segundo artículo (2) se compararon los efectos de realizar ejercicio en ayunas y realizar ejercicio tras desayunar sobre el gasto calórico y el cociente respiratorio en reposo. Las conclusiones fueron que aquellas personas que desayunaban antes de realizar ejercicio tenían un gasto calórico más elevado y un menor cociente respiratorio durante el resto del día, con respecto a los que hacían ejercicio en ayunas. En este sentido, los autores aconsejan un desayuno ligero antes de realizar ejercicio físico para optimizar la pérdida de grasa corporal.

Cambios en grasa corporal

En el tercer y último estudio al que voy a hacer referencia (3) se compararon los cambios en la grasa corporal tras 4 semanas de entrenamiento entre personas que entrenaban en ayunas y personas que lo realizaban después de desayunar. Lo que encontraron fue que aunque ambos grupos disminuyeron sus niveles de grasa corporal tras 4 semanas, no hubo diferencias significativas entre ambos, luego realizar ejercicio en ayunas no se demostró como una mejor estrategia que realizar ejercicio después de desayunar para la pérdida de grasa corporal.

En conclusión, realizar ejercicio físico en ayunas no aumenta la pérdida de grasa corporal con respecto a realizar ejercicio físico después de desayunar. Por tanto, si tu objetivo sólo tiene que ver con la mejora de tu composición corporal, no vale la pena que gastes fuerzas en ejercitarte antes de desayunar.

¿Quieres conocer cuál es tu porcentaje de grasa corporal?, desde Activa Mente contamos con un sistema de valoración de la composición corporal, además de nuestro Programa Entrenamiento Personal y Preparación Física Personalizada para la mejora de la misma.

Por último, no dudes en compartir este post para ayudar a más gente a que conozcan esta información y estamos a tu disposición para consultarnos cualquier duda.

Muchas gracias,

 

Julián Alcázar

 

Referencias:

1.     Barwell ND, Malkova D, Leggate M, Gill JMR. Individual responsiveness to exercise-induced fat loss in associated with change in resting substrate utilization. Metabolism: Clinical and Experimental. 2009;58(9):1320-1328.

 

2.     Paoli A, Marcolin G, Zonin F, Neri M, Sivieri A, Pacelli QF. Exercising fasting of fed to enhance fat loss? Influence of food intake on respiratory ratio and excess postexercise oxygen consumption after a bout of endurance training. International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism. 2011;21(1):48-54.

 

3.     Schoenfeld BJ, Aragon AA, Wilborn CD, Krieger JW, Sonmez GT. Body composition changes associated with fasted versus non-fasted aerobic exercise. Journal of the International Society of Sports Nutrition. 2014;11(54):10.1186/s12970-014-0054-7.

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *