EFECTOS DEL EJERCICIO FÍSICO EN PERSONAS CON DIABETES

A día de hoy, dentro de la comunidad científica existe una gran evidencia del beneficio que puede proporcionar un adecuado programa de entrenamiento sobre numerosas enfermedades. Sin embargo, esta vez nos vamos a centrar en la diabetes.

La relación que guarda el ejercicio sobre la prevención de la hiperglucemia y/o diabetes es muy conocida. Sin embargo, ¿podrá el ejercicio mejorar dicha patología una vez que ésta ya esté presente? Eso es lo que vamos a analizar.

La diabetes es una patología que se caracteriza por la presencia de unos niveles altos de azúcar en sangre. El nivel de glucemia en sangre se suele medir cada vez que te haces una analítica sanguínea:

– Cuando el nivel de glucemia se encuentra por encima de 100-110 mg/dL se suele decir que tienes el “azúcar alto” y se denomina hiperglucemia.

– Cuando el nivel de azúcar en sangre supera los 126 mg/dL significa que padeces diabetes.

Por otro lado, padecer diabetes se relaciona con diferentes patologías asociadas: retinopatía, daño renal, neuropatía, arterioesclerosis, mayor riesgo de ictus, mayor riesgo de infarto cardíaco y problemas con tus pies que pueden acabar en amputación.

Además de todo ello, se sabe que las personas que padecen diabetes sufren un mayor deterioro en su condición física y funcionalidad con el paso de los años, en comparación con el resto de personas sanas.

No obstante, se ha comprobado que el ejercicio puede mejorar significativamente la situación de las personas que padecen diabetes. Veamos un caso real:

– Se aplicó un programa de entrenamiento de fuerza de sólo 16 semanas de duración que contaba con 2 sesiones semanales, sobre 9 personas que padecían diabetes, y ¿sabéis qué?, mejoraron su fuerza muscular entre un 17% y 24%; su potencia muscular aumentó entre un 23% y 33%, y lo mejor de todo es que su nivel de azúcar en ayunas ¡descendió un 7%! con respecto al que tenían antes de comenzar a entrenar.

Pero ahí no acaba todo:

– En otro estudio diferente, se aplicó otro programa de entrenamiento de fuerza de 16 semanas con 2 sesiones semanales, sobre otro grupo de personas con diabetes. En este caso, lo que se observó fue un aumento de la fuerza del 17-18%, un descenso de la grasa visceral (es la grasa más peligrosa) del 10%, un descenso de la grasa subcutánea abdominal del 11%, y por último, y es algo que también es genial, su sensibilidad a la insulina aumento un 46%, lo cual significa que mejoró la manera en la que su cuerpo responde a los aumentos en el nivel de azúcar.

En definitiva, ha quedado claro cómo un adecuado programa de entrenamiento puede mejorar la condición de las personas con diabetes, y por tanto, su calidad de vida. No obstante, el entrenamiento debe estar adaptado a esa patología y supervisado por un profesional competente (Licenciado/Graduado en CC. Actividad Física y del Deporte con su correspondiente colegiación), por tanto, intentad acudir siempre al lugar y persona correctos

En ActivaMente os animamos a que nos contéis vuestro caso e intentaremos ayudaros en la medida en la que nos sea posible.

Muchas gracias por compartir la información y hasta la próxima,

Julián

 

Bibliografía

– Ibáñez J, Gorostiaga EM, Alonso AM, Forga L, Argüelles I, Larrion JL & Izquierdo M. Lower muscle strength gains in older men with type 2 diabetes after resistance training. Journal of Diabetes and Its Complications, 2008; 22:112-118.

– Ibáñez J, Izquierdo M, Argüelles I, Forga L, Larrión JL, Garcia-Unciti M, Idoate F & Gorostiaga EM. Twice-weekly progressive resistance training decreases abdominal fat and improves insulin sensitivity in older men with type 2 diabetes. Diabetes Care, 2005; 28(3):662-667.

 

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *