PARA QUÉ ES NECESARIO CALENTAR

¡Hola!

Seguro que conoces a alguien que recientemente (o no tanto) se ha animado a hacer algún deporte o actividad física y que se salta lo que llamamos calentamiento. A mí se me viene a la cabeza las pachangas de fútbol sala con amigos, por ejemplo, donde casi siempre “cae” alguien.  Muchas veces se atribuyen estas lesiones a que “no he calentado”pero, realmente ¿es tan importante?

Evitar lesiones

Con el calentamiento se pretende que nuestro corazón suba poco a poco de pulsaciones, llevar más volumen sanguíneo a la zona, que los tejidos conectivos se adapten poco a poco a los movimientos y a las cargas a las que le vamos a someter…Todo ello, reducirá el riesgo de lesión, sin embargo, por experiencia, la mayoría de las lesiones, sobrecargas, etc. NO son producidas por un mal calentamiento inicial, sino por una mala preparación física general y/o específica del deporte o actividad física que realizamos, desequilibrios musculares, lesiones mal recuperadas, incorrecta planificación de las cargas

Focalización mental y fisiológica

 Con el calentamiento producimos unas adaptaciones fisiológicas y psicológicas ante actividad física, sesión de entrenamiento o deporte concretos. Es un periodo donde preparamos al cuerpo para el cambio de actividad. Es por tanto, necesario para centrar todo nuestro organismo en lo que vamos a realizar.

De menos a más

Siempre debemos comenzar con movimientos simples y poca carga para después aumentar tanto la intensidad como la dificultad de los ejercicios. El objetivo es que todas las estructuras implicadas en la sesión de entrenamiento o de deporte estén preparadas ante cualquier requerimiento que le solicitemos en la sesión.

Tipos de ejercicios

Esto quizá es lo más complicado a la hora de realizar un calentamiento.

Sugerencias

Realizar una activación del sistema cardiovascular: correr suavemente unos minutos, realizar elíptica o bicicleta estática.

Movilizar las articulaciones que van a estar solicitadas en la actividad.

Comenzar a estimular siguiendo el principio de progresión de cargas de menos a más intensidad y con ejercicios de menor a mayor complejidad de ejecución (de más sencillos a más complicados).

Como ejemplo siguiendo lo comentado al inicio del post, no sería conveniente antes de ponernos a jugar nuestro partido de fútbol, realizar estiramientos, puesto que lo que mayoritariamente vamos a hacer son esprines. Tenemos que tener en cuenta qué es lo que en mayor medida se va a demandar en el deporte o actividad a realizar.

Hoy siempre es el mejor día para comenzar a hacer las cosas bien y lograr resultados, ¿hablamos?

 

Con cariño,

Beatriz 🙂

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *