Recuperación Física y Funcional

LO QUE TU CUERPO NECESITA

El Programa Recuperación Física y Funcional está especialmente indicado si estás en una situación de malestar generalizado desde hace tiempo que te impide llevar una vida normal.
Es nuestro programa diseñado para casos especialmente difíciles, con dolencias crónicas y que requieren un abordaje más intenso.

A través de nuestro conocimiento y experiencia podemos decir que cualquier situación puede mejorar trabajando de una manera adecuada y con una actitud positiva.


Varios profesionales nos ponemos a trabajar en equipo, analizando y estudiando tu caso para conseguir:


  • Eliminar tensiones recurrentes que te acompañan durante todo el día.
  • Mejorar la fuerza y flexibilidad de tus músculos y articulaciones para poder moverte mejor y sentirte con seguridad.
  • Ser independiente en tus tareas cotidianas.
  • Reducir la ingesta de medicamentos.
  • Evitar el reposo total que lleva asociado otros problemas (pérdidas de masa muscular, osteoporosis, enfermedades metabólicas, aparición de dolores nuevos…).
  • Evitar el miedo al movimiento.
  • Tener buen estado de ánimo.
  • Una alternativa a la operación.
  • Normalizar tu día a día.
  • Poder trabajar



Decidí acudir a este centro porque ya no sabía qué hacer con mi espalda y mis cervicales. Me habían hablado muy bien de Activa Mente y quería comprobarlo por mí misma, además ya no tenía nada que perder porque había probado de todo: fisioterapia, osteopatía, quiromasajes, acupuntura, antiinflamatorios…

Tenía muchas contracturas en la espalda y me daban vértigos, con lo que me sentía bastante insegura, ya que no sabía en qué momento podrían aparecer los mareos. A esto se le sumó una tendinitis en un brazo y en un dedo… Así que con toda esta lista de síntomas me dirigí a Activa Mente.

Antes de comenzar me gustaría destacar la cercanía de todos ellos, su saber estar y su profesionalidad.

Primero hablé con Beatriz, que me asesoró en todo momento. Me realizó un estudio exhaustivo y comenzamos con un programa. Me pusieron en manos de uno de los miembros del equipo y el resultado fue una grata sorpresa para mí. Yo estaba un poco encorvada, era algo que me acomplejaba un poco de joven, pero con la edad dejó de importarme, me acostumbré a estar así…Lo que no sabía era que esa mala postura haría que no dejaran de cesar las contracturas.

Por lo que, con estos ejercicios que practicaba ¡mi “chepa” desapareció! Cada día me sentía mejor y más motivada, así que, me propusieron otra mejora más: era el momento de meterse en temas alimenticios.

Al principio fue duro, porque debía eliminar varios alimentos que para mi eran indispensables (o eso creía yo). Yo no sabía que la alimentación estuviera relacionada con contracturas y diversos síntomas molestos como la tendinitis.

El resultado es que no me duele nada, he dejado atrás las contracturas, las tendinitis y he notado varios cambios en mi cuerpo, como que se ha frenado la caída de mi pelo, mipiel está más lisa, los dolores menstruales son menos intensos, no tengo diarreas (antes las tenía pero nunca le había dado importancia) y he perdido 5 kilos.

Además, yo era una persona que comía dulces a todas horas, y ahora, el cuerpo ya no me lo pide tanto como antes. Con lo cual, cuando me apetece me como alguno, y me sienta mucho mejor que antes.

En definitiva, ahora me siento bien por dentro y por fuera. Y mis análisis no engañan, ¡el médico me ha dicho que estoy como un roble!

Es por ello que estaré siempre agradecida a todo el equipo de Activa Mente y por supuesto, ¡¡¡se lo recomiendo a todo el mundo: niños, jóvenes, abuelos!!!

 ¡¡¡Gracias chicos!!!sin vosotros no hubiera sido capaz de llegar a lo que soy ahora. ¡Seguid así!

 Estefanía M

Cuando llegué en Mayo de 2011 a ver a Bea con mi artrosis de cadera izquierda, mis muletas y sin fuerzas para andar, me dijo que tenía que tener paciencia y poner esfuerzo.

Me costó asimilar que el proceso sería lento, pero la única alternativa que me dieron los médicos era la prótesis de cadera y soy demasiado joven para tener que estar operándome cada 7 años, más o menos, y terminar finalmente con una pierna mucho más corta que otra; ya que te cortan hueso en cada cambio de prótesis.

Después de acudir durante más de un año dos veces por semana, fui cogiendo fuerza en mi cuerpo poco a poco y ya no necesito muletas para andar (¡ah! y en mi última revisión el médico me dijo que ya no necesitaba la operación!). En Julio de 2012 Bea me “dio el alta” y a día de hoy realizo ejercicios de mantenimiento que me recomendó y tengo calidad de vida. ¡Estuve 2 años y medio caminando con muletas y después con bastones y tenía fecha para entrar a quirófano!

Sin duda, me hicieron un REGALO el día que me recomendaron ir a Activa Mente.

Muchas gracias.

Alicia Arcas García