EL SECRETO DE UN BUEN ENVEJECIMIENTO

Uno de los mayores cambios que están teniendo lugar en los países desarrollados es el progresivo envejecimiento de la población; el cual se debe fundamentalmente, al descenso de la natalidad y aumento de la esperanza de vida. Este cambio está comenzando a ser tan significativo, que según el Instituto Nacional de Estadística, en 2052 el 37% de la población española será mayor de 64 años.

No obstante, el envejecimiento no viene solo, sino que con él se hallan asociados toda una serie de cambios:

Aumento del síndrome de fragilidad: asociado con diferentes enfermedades cardiovasculares y otras causas de mortalidad.

Aumento de la obesidad: asociada a toda una serie de patologías, entre las que encontramos varios tipos de cáncer, como el de mama en el caso de las mujeres, y el de próstata en el caso de los hombres.

Disminución de la funcionalidad física: deterioro de la fuerza de brazos y piernas, de la flexibilidad de brazos y piernas, de la resistencia y de la agilidad, y por tanto, vuelve dependiente a la persona que la padece.

Todos estos cambios asociados al envejecimiento, son un resumen de lo que “viene de la mano del mismo”. Por tanto, no es muy complicado presagiar que los costes económicos asociados al tratamiento y cuidado de las personas que envejecen y sus patologías asociadas, están comenzando a tener un gran impacto sobre los países, y sin embargo, esto no ha hecho más que empezar.

Conociendo todo esto, los científicos ya se han puesto “manos a la obra” para tratar de dar con la clave de aquello que pueda prevenir y/o atenuar los cambios negativos para la salud que se dan con el envejecimiento. Evidentemente, como “hoy por hoy” no se puede frenar el envejecimiento, lo que sí podemos intentar es envejecer de la manera más saludable posible.

Al respecto, desde el grupo de investigación GENUD Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha, del que formamos parte Beatriz y yo, se puso en marcha un proyecto para intentar dar con alguna solución. Lo que hemos visto es que aquellas personas con una funcionalidad física adecuada tenían menor sobrepeso y obesidad, menor obesidad central (acumulación de grasa en la zona del tronco), menor obesidad sarcopénica (alta cantidad de masa grasa y baja cantidad de masa muscular) y menor obesidad dinapénica (alta cantidad de masa grasa y baja cantidad de fuerza muscular), y viceversa, aquellas personas con una funcionalidad física bastante baja tenían un mayor sobrepeso y obesidad, mayor obesidad central, mayor obesidad sarcopénica y mayor obesidad dinapénica.

Por tanto, una conclusión bastante clara de nuestro trabajo es, que mantener unos niveles de funcionalidad física óptimos protegen a la persona de padecer sobrepeso y obesidad, obesidad central, obesidad sarcopénica y obesidad dinapénica.

¿Y qué medicina es capaz de conseguir unos niveles óptimos de funcionalidad física? Pues lo siento, pero no existe pastilla alguna que te ofrezca tales efectos. Sin embargo, el ejercicio físico se ha mostrado como una herramienta muy eficaz para mantener y/o mejorar la funcionalidad física en cualquier persona de cualquier edad.

En conclusión, si el ejercicio es capaz mejorar la funcionalidad física de quién lo practica, una funcionalidad física adecuada es capaz de proteger a las personas contra las diferentes patologías de la composición corporal, y unos niveles más bajos de éstas patologías conducen a un menor coste económico del envejecimiento, el EJERCICIO ES IGUAL A:

– Mejor calidad de vida.

– Reducción del coste económico para el país.

Por tanto, si estás comenzado a ver cómo cambian “para mal” ciertas cosas en tu cuerpo, comienza a hacer ejercicio. Hazlo POR TI. ¡¡Desde Activa Mente cuentas con nuestro apoyo!!

Como siempre, si te ha gustado, te agradecemos mucho que lo compartas entre tus contactos.

Con cariño, Julián.

 

ActivaMente

Espacio de mejora de la calidad de vida. Preparación y recuperación física personalizada. Asesoramiento en ejercicio físico y práctica deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *